LOS MINERALES EN SU USO TERAPEUTICO

Cuencos de cuarzo

Cuencos de cuarzo

Los cuencos de cuarzo son instrumentos utilizados en terapia de sonido ya que activan la capacidad de sanación de nuestro cuerpo de una manera global. Las frecuencias emitidas por los cuencos de cuarzo son envolventes y armónicas, con el fin de alcanzar el equilibrio físico, mental, emocional y espiritual.

* Disponibles en varios tamaños en: http://vivescortadaimport.com/es/93-cuencos-de-cuarzo

 

CREANDO SALUD Y BIENESTAR     Artículo de Rosa Puerto, terapeuta de sonido

Cada cuenco de cuarzo esta hecho de 99 por ciento de silica de cuarzo. Una de las razones por las cuales nuestro cuerpo vibra con los tonos puros de silica de cuarzo es nuestra afinidad natural con este material. El cuerpo humano está compuesto de muchas substancias cristalinas, los huesos, la sangre y el AND son de estructura cristalina también al igual que el líquido coloidal-cristalino de la estructura cerebral. Incluso a nivel molecular nuestras células contienen sílice, la cual equilibra nuestras energías electro-magnéticas. Esta es la misma fórmula que la del cristal de cuarzo natural.

La música del cristal de cuarzo contiene la vibración de luz blanca la cual contiene a su vez todos los colores del arco iris, y por lo tanto actúa directamente sobre nuestro sistema energético cuando se toca. Esta tiene el poder de producir un cambio positivo en nuestra conciencia y así como esta se expande, nos acercamos a nuestro estado original, para así empezar a reflejar el más alto resplandor en nuestra forma física. El cristal es capaz de mantener el balance de energías electro-magnéticas entre los polos. El cristal de cuarzo es extremadamente preciso y por lo tanto es la base de los sistemas de relojería digital contemporáneos. El mismo campo electro-magnético existe dentro de cada forma viviente. El cuarzo integra el equilibrio de nuestras energías electro-magnéticas.

¿Cómo influye el sonido de los cuencos de cristal en el cuerpo humano?

Los cuencos crean una ola pura, que llega a extenderse hasta una milla desde su lugar de origen. Esta ola pura de formas también atraviesa objetos.

El cuerpo humano tiene una gran potencial de resonancia en sí mismo. De hecho, está compuesto (en parte) por millones de cristales. Nuestros huesos están hechos  de una combinación de colágeno, que es una proteína  en la forma de una doble hélice entrelazada alrededor de sí misma .Esto forma  un armazón  para un tipo de fosfato clásico llamado “cristal Apatite”. Este concepto se ha explorado profunda y detenidamente  a través del trabajo realizado por Robert O. Becker en su libro “The Body electric” (el cuerpo eléctrico).

Los cristales apatite existen en todo el cuerpo, en el cráneo o en los dientes. Como todos los cristales estos tienen un potencial de resonancia. Así es que cuando trabajamos con cristales y sonido, como es el caso de los cuencos de cuarzo, entonces hay una resonancia, armonización y un proceso de integración que va entre la vibración interna y externa. La resonancia vibra en todas las cavidades corporales, hace vibrar a los cristales y afecta también la estructura cristalina de nuestros huesos.

Es esta vibración que tiene un gran efecto sobre la columna vertebral (la cual a su vez es un poderoso resonador) difundiendo-se a través de los conductos nerviosos hasta los órganos, y otros sistemas, tejidos, células  y a la vez influyendo sobre la circulación sanguínea, metabolismo, el sistema endocrino, el equilibrio de los centros energéticos, limpiando el campo exterior y también equilibrando los hemisferios cerebrales, sin olvidar, lo más importante … creando un alineamiento una parte más elevada de uno mismo.

Un investigador llamado Norman Mikesell, que trabajo muy cerca de Marcel Vogel, descubrió que existe un líquido cristalino en los organismos biológicos. La diferencia entre  sólidos, líquidos y gases, desde una perspectiva física, está en la organización de la estructura molecular. Hay también líquidos existentes que no tienen en absoluto una estructura atómica y algunos que tienen algo que se aproxima a la estructura atómica de los cristales. Aunque estos líquidos tiene la cualidad de ser fluidos, hay una relación geométrica esencial entre los átomos y como se mueven. Marcel Vogel y Norman Mikesell encontraron que el tejido sano corporal es mas liquido cristalino en su naturaleza que fluido, y que además tiene una estructura cristalina más organizada que la de un tejido no sano. En el proceso de deterioro, destrucción o enfermedad, la organización atómica se rompe.

LA CURACIÓN A TRAVÉS DE LOS CUENCOS DE CRISTAL DE CUARZO

En este tipo de trabajo podemos mostrar que el sonido puede penetrar el cuerpo, entrando en cada célula, tocando-las y haciendo que equilibren sus energías dentro de la oscilación y resonancia. Esto ocurre con el vaivén de olas sonoras que va y viene mientras el sonido continua, y en la actualidad sabemos con certeza que es así en efecto a través de las investigaciones de Marcel Vogel. Así pues cuando una de estas olas de sonido nos toca, las células responden moviéndose en otra dirección. Pueden haberse movido en la dirección de las agujas del reloj, pero ahora dan la vuelta y se mueven al ritmo del sonido.

El efecto de este sonido progresa tocando otras células, que a su vez tocan otras y así hasta que todas se mueven en armonía, no solo entre ellas  sino también con la ondas sonoras.

¡Así es que empezamos con armónicos y al final acabamos en armonía!

Cada sonido influirá de manera distinta a cada persona, además tocara un centro diferente en cada una. La terapia con los cuencos de cuarzo ayuda a equilibrarnos  y revitalizanos  energéticamente.

Rosa Puerto es terapeuta de sonido y autora del libro “Terapia de Sonido” (El mundo de las terapias, 2010). Directora y fundadora del centro Rosaleah.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sigue el blog por Email

Haz clic para seguir este blog y recibir notificaciones de las nuevas entradas por correo electrónico.

Únete a otros 101 suscriptores

Vives de la Cortada Carrer de la Ciutat

Vives de la Cortada Carrer del Call